luns, 19 de marzo de 2012

sembrando patatas


Este sábado toda la familia hemos echo algo juntos que hacía muchos, muchísimos años que no hacíamos juntos, sembrar patatas. El sábado fue un día muy especial, como había tiempo que no había. Por la mañana ya llegamos yo y mi pareja para que él con mis padres prepararan la finca, mientras yo vigilaba que la carne que se estaba asando no se pasara. Llegó la hora de comer, y con ella llegaron mi hermano y mis dos sobrinos pequeños de él. También llegó mi hermana con su novio y el sobrinito más pequeñajo. La comida familiar ya fue todo una fiesta y después nos fuimos con ellos a la calle para jugar un poco con las bicicletas mientras llegaba la hora para que llegaran el resto de las manos e irnos al trabajo.
Llegaron el resto de las manos, familia toda, y nos fuimos. Unas con los cubos preparadas para poner la patatas en el "rego" (¿concepto en español? ahora mismo ignorado), otro en el tractor para con el arado roturar el "rego" y otros con los rastillos para "achantar" (concepto también con traducción incierta) la tierra. Los más pequeños observando y siendo felices poniéndo alguna patata en el cubo en la colaboración y con los ojos abiertos entusiamados. 
Mientras estabamos en el trabajo te asaltan viejísimo recuerdos de la infancia cuando con unos diez años comenzabas a colaborar, y las fincas que sembrabas eran el triple o cuadruple de grandes, y parte de familiares venían los vecinos a los que tu ibas ayudar al día siguiente, y todo ello ¿para qué?, para que al final de la jornada ir a la mesa del dueño de la finca a ponerte morada de queso y chorizo en bocadillos con lo que se pagaba la ayuda. Si, de pequeños íbamos por la merienda, y a veces poníamos un "rego" o solo sujetabamos el cubo y como lo hacías mal te decían que miraras. Pero aguantabas toda la tarde allí al sol incluso entreteniendote con otr@s niñ@s que aún lo hacía mal, para al final ganarte la merendola por trabajar duramente toda la tarde.
¡De pequeña me gustaba ir a sembrar patatas!

1 pensamientos externos:

Mamà Artesana dixo...

visitando tu blog por primera vez y por aqui me quedo.
con mi marido, queremos plantar papas, zapallos y zanahorias, en lo q tengamos nuestra casa en el terreno q compramos hace mucho, pero por motivos economicos aun no se construyò.
seguirè acompañando tu blog, me encantò.

Publicar un comentario

 

Copyright © diario de una fontan. Template created by Volverene from Templates Block
WP by WP Themes Master | Price of Silver