luns, 31 de decembro de 2012

rara navidad


No tengo que decir a nadie que estamos en fechas señaladas. Sin embargo, ¿por qué es tan rara esta navidad?.
Yo ya contaba con que mis navidades fuesen raras. Ya de por si, son unas fechas que, aparte de las reuniones con la gente a la que quieres y a poder ser, para compartir algo de comida y/o bebida, a mi no me gustan mucho. Ahora, quizás porque volvemos a tener infantes en la familia, ya las tengo algo más de cariño. Pero si, yo contaba con que mis navidades fuesen raras, la ausencia de mi padre, que no sean en casa de mi madre sino en la mía, que tengas que trabajar horas extras para cerrar el año, que.....
¡Pero que le ha pasado al resto del mundo?. ¿Dónde están las mil y una luces de colores de las calles? ¿Los cansinos villancicos de las calles? ¿Los papanoeles que daban caramelos a los niños y niñas? Esos mismos papanoeles que el día 25 de diciembre se convertían en reyes magos. Los escandalosos escaparates que cegaban los ojos desde el mes de octubre.
La crisis contestareis, con toda la razón del mundo. El año pasado, había ya crisis, y aún hubo navidad. Este año, se parece una de esas películas americanas que cuentan como el espíritu de la navidad desaparece. Claro que cuentan también, como un héroe (creo que nunca una heroína) sea ángel, papanoel, un fantasma bondadoso, un duendecillo,... salva ese espíritu y la navidad vuelve a brillar en esos árboles, que este año echo de menos tras los ventanales de las casas con sus luces intermitentes. Porque si, no veo árboles, ni los dichosos papanoeles escalando por los ventanales de las casas, todos encharcaditos de las lluvias (que estas si que no han faltado a su cita), indispensables en las navidades de mi tierra. ¿Quién salvará a las navidades de la crisis? ¿Dónde se ha escondido el héroe, que si fuese heroína seguro que no se escondería?
Son unas navidades raras, porque no se ve que sean navidades. Tanto es así, que no tienes el caralibro lleno de mensajitos y etiquetajes en miles de fotos de miles de conocidos. Cientos de correos electrónicos postalitas, la mayoría divertidas e ingeniosas, otras mejor no calificarlas. Decenas de sms, ni siquiera esos uasapes (léase whatsapp) de cadena tan pesados, incluso de números de contactos que borrastes porque ya no tienes contacto. Ahora tienes eso, con perdón si ofendo, en su justa medida.
Creo que ya he confesado en otros años que no me gusta la navidad, sin embargo, en esta rara navidad, la echo de menos.

            FELICES FIESTAS A TODAS Y TODOS!!!

                                Y FELIZ





xoves, 1 de novembro de 2012

1 de noviembre

Hoy es 1 de noviembre, en mi país, como en muchos otros es día de todos los santos, víspera del 2 de noviembre, obvio diréis, día de difuntos. En todas las culturas que conozco en estos días, ya desde la noche de ayer, todo las costumbres están en relación a la muerte. Incluso la americana Halloween, que se podría decir que es de alegría y celebración, está relacionada con la muerte. Es verdad, que cada vez, la alegría de Halloween nos invade, nada más triste que lo que pasó anoche en Madrid en una macrofiesta que celebraba tal acontecimiento. Pero, se pongan como se ponga la invasión americana, las costumbres de nuestra tierra en esté días es ir al cementerio a visitar a nuestros difuntos.
En estas fechas, los cementerios se inundan de personas que limpian las lápidas de sus familiares y las llenan de flores, luces y cirios. A veces, porque se está más lejos, por que es imposible por la vida tan ajetreada que llevamos o por pura desidia, es el único día que acudimos al cementerio a ver a nuestros familiares difuntos. Sea por lo que sea, el día de hoy, en los cementerios se quedan pequeños los aparcamientos.
De pequeña, durante unos años, tuvimos esta costumbre con mi padre. Nos llevaba al cementerio de la parroquia donde el nació. Allí estaba enterrada una abuela que nunca conocí ya que había fallecido seis meses antes de haber nacido yo. Una hermana que había fallecido joven a causa de una enfermedad cuando aún no había nacido ni la última de sus hermanas. Lo sé porque en la familia de mi padre, tienen la costumbre de poner el mismo nombre a otr@ de l@s hij@s si nace posteriormente. Costumbre que mi tía conservó cuando puso el mismo nombre a la hija más pequeña de aquella primita mía que falleció con solo dos meses de la muerte súbita infantil. Allí ibamos, la tarde del día 1 de noviembre, cuando ya el sol comenzaba esconderse. Lo recuerdo porque me gustaba, me gustaba que mientras paseábamos por el cementerio para visitar los distintos nichos familiares, la tarde oscurecía, y las bombillas que se ponían a lo largo del cementerio en los nichos parecían coger intensidad aquellas pequeña bombillas, hasta la flores parecían más vivas. Si se piensa bien, no es un sitio muy alegre, pero ese día sin duda es un acto íntimo y un punto de encuentro social, porque a través del paseo se ve como se concentran distintas personas en corrillos, hablando de la vida cotidiana o de las personas que ya no forman parte de esa vida cotidiana. Aquello me gustaba, tenían un cierto encanto. Cuando crecí, perdí esa costumbre de ir el 1 de noviembre al cementerio. 
Pero hoy volví. Ya no era mi padre el que me llevaba para visitar los distintos nichos de su familia. Hoy me tocó visitarlo a mi. Fuimos mi madre y yo, con un montón de flores. Allí encontramos el nicho de mi padre, con otro montón de flores. Limpiamos y preparamos, arreglamos las flores y las plantas, pusimos un cirio. Mientras me acordé que de pequeña era el quién me llevaba tal día como hoy al cementerio. No sé si es la edad, o que no voy con él sino a verlo a él. El cementerio ya no me tiene el mismo encanto, ni las flores, ni las luces, ni los cirios. 

martes, 23 de outubro de 2012

36

Aquí estoy, un año más, cumpliendo un año más, y con este, ya van 36 años. Mirar cuan diferente es cumplir años un día laborable a un día no laborable. El año pasado mi cumple coincidió en domingo. Si recordáis como conté en este blog, el año pasado me despertaron con una tarta de fresa para desayunar. Hoy tuve que madrugar como todos los días para ir a trabajar. La diferencia, es que me he llevado una tartita hecha por mí para mis compis de trabajo. Bueno, otra diferencia es que mi móvil echaba humo de tanto usape (léase wassapp), caralibro (léase facebook) y sms, es verdad, sms ya casi ninguno, cosas del usape. Regalos, ni el primero. También es verdad que hoy mi madre estaba en Santiago, así que me vine a comer con ella unos garbanzos que estaban buenísimos, con un trocito de tarta de manzana, que estaba mejor.
Ahora, al terminar esta entrada, haré lo de todos los días. Comer un poquito, y tirarme en el sofá viendo la serie de turno para descansar el cerebro, y prepararme para mañana, que volveré a ir a trabajar, sin pastel casero, sin que el móvil trabaje tanto, y comiendo sola en la empresa la comida que me lleve en el taper (léase tupper).
Ah! se me olvidaba. Muchas gracias a todas y todos los que os habeis acordado de mi, y me habeis felicitado por los diversos medios. Y que la vida siga, para que os pueda contar como será el día en que cumpla el siguiente año, y acumule 37. Hasta entonces, espero que este año sea mejor y os vuelva a contar de todo que os tengo muy abandon@s.
Besos a tod@s.

domingo, 2 de setembro de 2012

galletas para un nuevo ciclo



Acabo de cocinar unas galletas. Más bien de experimentar con masa para supuestamente unas galletas. La pinta como podeis observar no están mal, aparentemente, aunque con el sabor aún no he dado en el clavo. Pero hoy no voy a hablaros de mi respostería, sino de que hoy vuelvo a empezar otro ciclo. 
Yo no empiezo los años o ciclos, como yo los llamo, el uno de enero de cada año, sino que lo hago siempre en septiembre. Puede que sea por mi pasé la mayor parte de mi vida estudiando, y como sabeis, aquí en España, septiembre es el comienzo de un nuevo curso. Puede ser que realmente cuando empieza un año/ciclo es después del verano, un tiempo en el que tengas o no vacaciones es siempre distinto. No sé porque será, pero hoy comienza un nuevo ciclo.
No sé si será bueno o malo. Solo espero que sea mejor que el año pasado. Ya sabeis que no se puede decir que haya sido bueno. Comenzó con el fallecimiento del padre de mi novio, una crisis tremenda en el trabajo, la enfermedad de mi padre y como ya sabeis su fallecimiento. No, no puedo decir que haya sido un buen año. 
Pero hoy, comienza un nuevo ciclo, con novedades y nuevos retos. Mi madre se fue a vivir a Madrid para cuidar a los nietos, el que de dos añitos y la que viene en camino, que nacerá en semanitas. Por lo cual, me quedo sola, ya no tengo a mi madre que me haga los tapers (léase tupper wares) y me lleve la comidita a la empresa. Otra novedad, es que en breve, por primera vez no tendré a nadie viviendo conmigo, es decir, voy a vivir por primera vez en mi vida SOLA, si sola. Vale, excetuando los fines de semana que tendré visita en casa de mi madre, mi hermana y su prole, al que igual se le suma mi novio, es decir, que pasaré de tener la casa para mi sola, a tenerla toda llenita. 
Por último, en el trabajo quiero comenzar un ciclo con un cambio de mentalidad, es decir, tener una mentalidad más fuerte para enfrentarme a los obstáculos, cumplir mis objetivos y sentirme más satisfecha.
Parece que este ciclo empieza con mejor pié, espero que no haya tropiezos, y el próximo septiembre, contaros que ha sido un año increíble.
¡Contaros también que mis galletas son insuperables!

mércores, 11 de xullo de 2012

hace dos semanas

A finales de febrero escribí una entrada donde contaba que ahora estaba al otro lado. Al otro lado de un diagnóstico, al otro lado de una intervención, de un pronóstico, y que me encontraba al otro lado de un tratamiento. Hace dos semanas que estoy al otro lado de la pérdida. Hace dos semanas que mi padre falleció de un cáncer. 
Todo fue muy rápido. En seis meses, y a pasar de que se intentó lo posible, pero el cáncer nos venció. Dentro de toda esta situación, he de decir que lo mejor fue el poco sufrimiento que hubo. Que falleció en casa y que los últimos días estuvo rodeado de su mujer, su hijo e hijas y sus niet@s. Disfrutó de la comunión de una de sus nietas en sus últimos días.
Perdonar, pero hoy, escribiéndoos esto, estoy desahogando toda la presión. Siempre he escrito. Por eso lo del blog, porque me gusta escribir. Una de las cosas que tiene escribir, es que en los momentos malos te deshaces de todo lo negativo. Antes lo hacía en unas libretas que conservo y que casi nunca he vuelto leer. Hoy os escribo a vosotros. Os escribo con una amalgama de sentimientos, dejando que mis dedos tecleen sin nunca volver atrás, para que salga de mi el dolor y la rabia. Porque, ya sabeis que soy positiva, con el vaso medio lleno. Pero a veces te dan ganas de patear esta mierda de vida que nos toco vivir (perdonar las expresiones, pero hoy no escribe la cabeza, escribe el corazón). Por llevarse a un padre y a un abuelo que estaba a punto de comenzar una nueva etapa en su vida disfrutando de su jubilación y sus niet@s. 
Deciros, que lo del vaso medio lleno lo heredé de él. Él siempre mirando hacia adelante. Hasta el último día pensaba que iba a ganar todas las batallas, una a una, hasta acabar con la guerra. Mi padre salía a bailar con mi madre. Le encantaba su sótano con todas sus herramientas, su bricolaje, sus apaños. Mi padre ha sido emigrante en París, albañil en España. Celebro sus bodas de plata. Tuvo un hijo y dos hijas. Tenía dos nietos, una nieta y media más. En camino viene otra que no llegó a conocer. Mi padre apenas se enfadaba, pero cuando lo hacía era mejor retirarse. Podría contaros tantas cosas de mi padre, pero las lágrimas no me dejan.
No os preocupeis. Días malos los tenemos tod@s. Yo siempre el vaso medio lleno, aunque yo hoy tenga ganas de patear esta mierda de vida.

P.D.:Por favor, todos los comentarios que se hagan, en la medida de lo posible por privado, por discreción familiar.

domingo, 10 de xuño de 2012

una carta siempre para mañana


Hace ya mucho tiempo una madre me pidió que le escribiese una carta a un niño de tres años que sería intervenido de una cardiopatía congénita. Cuando le pregunté cuando, me dijo que en Junio del año siguiente. Vi tiempo y tiempo. Pero pasa una cosa, el tiempo pasa y de cierta forma la vida cotidiana se come cosas que se deberían ir haciendo, que se deja para mañana que aún hay tiempo, y luego el tiempo se acaba. Estamos en ese Junio y esa madre no recibió ninguna para su hijo de mi parte.
Es verdad, que esa carta ha sido escrita muchas veces en mi mente. La primera pregunta que me hacía era que contarle a un niño de tres años. Por mi mente pasaban casi siempre las mismas cosas, paciencia, esperanza, saber vivir contigo mismo, ver la botella medio vacía y sobre todo luchar. 
Pero quizás aquí la cuestión no es lo que yo le diría o no le diría al niño de tres años. La cuestión es el siempre para mañana, como si siempre hubiera un mañana, y es así es hasta que un día el mañana no existe ya porque la otra cara de la moneda se ha presentado en nuestras vidas.
Mucha gente, me dice que cuando hablo así soy una negativista. Yo prefiero pensar que soy realista, y que si, que el mañana en cualquier momento y casi siempre menos esperado aparece. Aprender de esa realidad inevitable, y recordármelo de vez en cuando, para nunca volver dejar una carta para un niño de tres años para mañana, un mañana lo hago,  un mañana le pido perdón, un abrazo para mañana, un beso para mañana, un te quiero mañana, un mañana comienzo de nuevo a luchar.
Hazlo hoy, pide perdón hoy, abraza hoy, besa hoy, te quiero, y lucha siempre.

venres, 25 de maio de 2012

Lourdes

Notre-Dame de Lourdes (foto propia)
Estoy de vacaciones, y con coche nuevo he decidido que mi madre cumpliera ya una vieja promesa que tenía hace casi 22 años, si yo superaba mi intervención. Como la ya sabéis que he superado era ya hora de cumplirla. La promesa era ir al Santuario de Nuestra Señora de Lourdes en Francia. Ya sabéis que yo soy atea, y que no creo en ningún ser, espíritu o ente sobrenatural y superior a nosotros, de ninguna religión conocida o por conocer, pero como la promesa era llevarme y oír misa, no se le puede hacer un feo a una madre de tal calibre, porque ella si es creyente, y lo que menos se esperaba es que su hija le saliera atea perdida cuando hizo tal promesa.
El santuario es en honor a la Inmaculada Concepción que se le apareció a una chiquilla llamada Bernadita, sinceramente muy bonito tanto el santuario como toda la extensión que le rodea. Cuenta la historia que a Bernadita se le apareció 18 veces una "luz-mujer-joven" durante 6 meses, desde el 11 de febrero de 1858 al 16 de julio del mismo año. Parece ser que en las primeras aparciones la luz con forma de mujer joven solo le sonreía hasta que en la tercera aparición le comenzó a hacerle promesas y a le enseñó a orar y hacer penitencias. Todo eso sucedía en una gruta, que es ahora la base del primer nivel de la construcción.
Gruta de las apariciones
La historia también dice que en la novena aparición la luz-mujer-joven  le dice que beba y se lave en el agua que sale de la gruta que parece ser se transformó en agua limpia y potable a partir del fango. Ahora esa agua se considera milagrosa y curativa. Por eso, la gente acude no solo a beber sino también a bañarse y a recoger esa agua para llevársela en todo tipo de recipientes para su casa y para la casa de sus familias, alleg@dos, vecin@s... Actualmente, toda esa agua está canalizada por diversos lugares de toda la extensión que forma el santuario y sus alegaños. Además, han montado unos baños para que las personas puedan bañarse con esa agua procedente de la gruta. El agua es gratis, pero si te la quieres llevar y no tienes ningún recipiente, que sepan ustedes que se venden en el propio santuario pequeñas botellitas y vasos para beber, y si quiere llevarse litros y litros, en las tiendas de recuerdos (también llamada de souveniers) tiene recipientes de todos los tamaños.
Como ya os conté la basílica consta de tres niveles, donde cada uno de ellos es más bonito. Pero no seré yo quien os explique como son, o vais, o buscais en el google, o bing, o .... otros buscadores. Lo que si os contaré son algunas curiosidades.
El primer nivel o la planta baja de la basílica es la que personalmente más me gusta. Su entrada está compuesta por dos puertas, la puerta de la vida y la puerta de la luz y da casi directamente a un círculo con un altar y que por un lado y por otro se van encontrando capillas con mosaicos policromáticos con escenas de la vida de Jesús. Pero la curiosidad es que al pie de las capillas se encontraba una piedra de marmol tallada con la escena arriba dibujada con las piedrecitas, y ¿para qué? os podeis llegar a preguntar, para que los puedan tocar las personas con discapacidad visual. Por que si, si por algo destaca el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, es porque está en muchos sitios muy adaptado a personas con discapacidad, sobretodo con movilidad reducida.
4ª estación: Jesús se encuentra a su madre
(foto propia)
Eso se puede ver, en la consideración de realizar un segundo viacrucis, el viacrucis de la pradera o mal llamado viacrucis de los enfermos. Fue instalado entre el 2003 y 2008. Consta de 17 estaciones, si 17. Para  los que saben de estas cosas, dirán que hay dos más, pero si me preguntais el por qué, vais a tener que preguntarle a otra. Las 17 estaciones, están representadas por esculturas en marmol blanco de la artista María de Faykod (os dejo buscarla en un google, o bing, o ... otro buscador, para saber quién es).




6ª estación: La Verónica limpia el rostro de Jesús
El primer viacrucis se encuentra a un lado de la basílica por un camino que hay que ir subiendo mientras vas rezando (o visitando) el viacruces. Consta de las normales 15 estaciones. Las escenas son grandes cojuntos de esculturas de color dorado.






Otra cosa curiosa es, no sé como se llama. Unos sitios donde se colocaban las velas que la gente ofrece y se dejan quemar hasta su extinción. Te compras una vela, o te la traes puesta y te la colocan en una especie de casetas y hay se quedan hasta el final. Os lo aseguro, cuando ya no se tienen en pie en esos pequeños casetitos, las retiran a unos recipientes para que se vayan consimumiendo hasta el final. Eses pequeños casetos forman un pequeño camino en medio, y que cuando caminas, percibes ese olor típico de cera eclesiástica y un agradable calorcillo en el rostro, sobre todo el día que fuí yo, totalmente desapacible.
El santuario y su extensión es cruzado por un río, el Río Gave. El agua del rió no es muy agradable de ver, su agua es muy verdosa y nada clara, no sabrías la profundidad que tendría. Pero si cierras los ojos y si puedes aislar lo suficiente tiene un sonido agradable y relajante, como cualquier río. Quise grabar un pequeño vídeo, pero el sonido es bastante pésimo, pero si lo veis, tiene sorpresa.

video

Por último decir que el Santuario tiene otras cosas que ver. El Camino del Agua, que te instruye de los hechos y lugares importantes del agua en el cristianismo. Otras capilla muy interesantes que ver, como la pequeña capilla de La Adoración que es circular. 
Como ya he comentado antes, tiene cosas muy preparadas para las personas con movilidad reducida. Para ellos, también tienen unos carritos y un ejercito de voluntarios para conducirlos y llevar a las personas de un lado a otro.
Todo el santuario vive para y gracias a los peregrinos, que hacen ofrendas de muy diversas formas. Por ejemplo, y algo que anteriormente se me olvidó comentar, es que los tres niveles de la basílica tienen en sus paredes las piedras correspondientes, mármol, hormigón, etc., con las inscripciones de las personas, familias, grupos que han donado dinero para esas piedras, o para la construcción de "las basílicas". La inscripción más antigua que he visto era de  1901, año en que se comenzó la construcción, y la más reciente del 2005, en distintos idiomas, pero destacan el francés y el italiano. Pero tranquilos, aún quedan algunas piedras por pagar. 
Todo está financiado por personas, organizaciones cristianas, grupos de peregrinos e incluso países (Italia), y eso se puede ver no solo en la piedras, sino en los carritos que son tirados por los voluntarios, cada uno con una inscripción de su donante, o las figuras del vía crucis de la pradera, etc.
Si eres religioso, es un santuario al que se debería ir. Un consejo, mejor ir ya con un grupo de peregrinación formado, es mejor que ir por cuenta propia. Si no eres religioso, es un sitio curioso para visitar, por lo cual también recomiendo.






domingo, 13 de maio de 2012

el primer día de playa

Que te da tener un coche. Pues si lo miras por la parte mala y lo compras a plazos, como hice yo, te trae una letra al mes. Si lo miras por la parte mejor, te trae independencia, es dicir, no depender del coche de tu padre ni de que una solidaria amiga te lleve a la playa. 
Me acuerdo que los años anteriores cada vez que hacía bueno o iba me metía en la mochila un bocata, agua y otras cosillas y me iba a la playa en tren. Una playa que a mi no es que me guste mucho, pero si no quieres depender de nadie es la mejor opción. Pero muchas veces con solo pensarlo me daba pereza. Si le pedía el coche a mi padre, tenía que hacer bueno un domingo, porque claro, un sábado es el único día que mis padres usan el coche. Venía un sábado bueno y sin coche, y rezando para que el domingo no se gafase el día, que la mayoría de las veces es así. ¿Por qué? Porque esto es Galicia, y no hay más explicación. La segunda opción era preguntar si las amigas iban a la playa, y si iban, allá te ibas y si no, o tren o casa.
Pero hoy, hoy no necesite pedir el coche de mi padre, y eso que era domingo y estaba disponible. Ni tuve que fastidiarme porque mis amigas hoy prefirieron cine a playa, ya no. Ya puedo coger mi coche, ese que pago a plazos, y coger la toalla, el libro y las cremitas, y tira millas, a una de las playas que mas me gusta ir, porque aún tiene ese halo salvaje, pero solo un halo, pero que me gusta.
¡VIVA LA REPUBLICA INDEPENDIENTE DE MI COCHE!


mércores, 18 de abril de 2012

Hello Kitty Fashion



Os estrañará tan raro título para la entrada, pero es que ¡por fin! tengo a Kitty en casa, es decir, mi coche. Para colmo de las casualidades, las letras de su matrícula son HKF, no podía ser menos que llamarla como mi adorada gatita.
Siempre pensé que cuando escribiese esta entrada, os contaría las peripecias de como me saqué el carnet de conducir, pero resulta que se va a quedar para otra ocasión, porque la historia de mi Kitty, es mucho más interesante.
Me planteé comprar un coche ya el verano pasado de segunda mano, pero por Hs o por Bs lo fuí posponiendo hasta casi terminado el año. Entonces me dije, porque no mirar los todas las opciones. El 30 de diciembre de 2011, yo y mi novio, decidimos ir por los concesionarios a ver como estaba la cosa y luego decidir las diversas alternativas. Ya en el primero que vimos nos dijeron que era mala fecha y que debíamos ir en enero. Como mi tiempo es oro y escaso, le propuse que me diesen presupuesto más alto posible de lo que pedía. Miramos el primer coche, muy urbano (léase pequeño) y con un maletero que cuando fuésemos de camping, con solo meter la tienda de campaña, ya no cabría el resto. El siguiente tamaño de coche, fuera de mi presupuesto. Yo que me llevo de maravilla con el cambio manual (léase esto último en tono sarcástico) se me dio por preguntar la diferencia de precio de un automático. Unos 1500€ más, eso solo son unas cuatro letras más, al carajo, si me compro uno de primera mano, que sea automático.
Siguiente concesionario. Paso, feos como ellos solo. Siguiente, paramos, y allí estaba, mirando los SEATs Ibizas que tanto me gustan. Estamos ojeando, y aparece la comercial. Nos preguntó si buscábamos algo.
- Un Ibiza automático.
- Os teneis que ir a alta gama.
Ante esa frase, por mi mente pasaron cifras de miles de euros que yo no estaba dispuesta a pagar.
- Un Style, pero es que venís en muy malas fechas porque.....(misma cantinela)
Así que comenzó ha hablarnos de las virtudes que yo solo oía a medias, porque ese era el coche de mis sueños. Con un presupuesto en mano, nos fuimos a más concesionarios, esta marca no que es cara, esta tampoco que es peor, y en el siguiente concesionario nos trataron mal. Peor para ellos, porque ahí se encontraba el segundo coche que tenía como favorito. En ese sitio tuve la sensación de que ni me atendieron porque pensaba que no me podría pagar un coche automático. El siguiente, otro coche urbano con un maletero casi que peor, ya no cabía ni la compra semanal. El siguiente, demasiado alto de precio. Así que ese día me volví a casa con el Ibiza Style rojo emoción rondándome la cabeza.
Al mes siguiente decidí miraría el Ibiza en otros lados a ver cual era el mejor postor. A uno de los sitios, fue una tía de mi novio famosa por sacar provecho y buenas compras. Allá fue, y dijo que en automático también lo había modelo Sport. ¿Como? Sport. Pos me cambié al Sport, así que miramos en otro sitio y al mejor postor. Volví a donde la comercial y le dije que también había el Sport y me dijo que si, que a partir del Style todas las versiones tenía automático. Presupuesto para el Sport. No está mal. 
Bueno, le compro a la chica el Sport, ofrecido, pero para hacerme la interesante tardé dos días en confirmárselo. De poco me sirvió, soy mala negocianta. 
El 11 de enero del año corriente, firmé un pedido de un SEAT Ibiza Sport rojo emoción, con algunos extrillas. Tiempo de espera, mes y medio.
En esas estaba yo, en la feliz espera, cuando un día de paso mi novio y yo paramos en el concesionario para ver si nos daban una fecha de entrega aproximada. No estaba mi comercial, pero el jefe nos dijo que había un pequeño problemilla. Que el Sport ya no se fabricaba porque el modelo estaba había sufrido un restyling (o como se escriba, que tanto les cuesta decir rediseño), que estaban a la espera de fotos para llamarme y me dió a entender, reconfirmar un pedido equivalente. Tardé unos días en poder volver al concesionario, donde me dijeron que no había parado el pedido, sino que me ofrecería del nuevo un modelo equivalente, y que si no lo quería cuando llegara, se lo comerían con patatas. Nuevo modelo, SEAT Ibiza FR, más deportivo si cabe, pero más espera también. La espera se volvió infernal, y los inconvenientes se fueron acumulando. Llegó el coche, me lo enseñaron, ¡QUE PRECIOSO!, ¿cuando me lo puedo llevar a mi casa?
"Pues no sabemos que va a pasar, porque claro, este coche tiene otro precio, y la financiación que te habíamos ofrecido ya no existe". Otra semana a esperar para que vieran la mejor manera de compensar la diferencia de precio y la perdida de la financiación pactada y no firmada. Al fin la semana pasada, firmé un pedido de un coche 1400€ más caro y que me va a costar 300€ más. Tres días para matricularlo por la exención del impuesto de matriculación. A esperar mas días, cagandome el fin de semana del cumple de mi sobrino y consecuentemente el viaje a Madrid en la Kitty.
Pero ¡por fin! ayer llegó a mi garaje. Pero que bonita es.
Esta es la historia de como me ofrecieron un Ibiza Style, me compré un Sport y acabé con un FR.

P.D.: En unos días pondré la foto de la Kitty

luns, 19 de marzo de 2012

sembrando patatas


Este sábado toda la familia hemos echo algo juntos que hacía muchos, muchísimos años que no hacíamos juntos, sembrar patatas. El sábado fue un día muy especial, como había tiempo que no había. Por la mañana ya llegamos yo y mi pareja para que él con mis padres prepararan la finca, mientras yo vigilaba que la carne que se estaba asando no se pasara. Llegó la hora de comer, y con ella llegaron mi hermano y mis dos sobrinos pequeños de él. También llegó mi hermana con su novio y el sobrinito más pequeñajo. La comida familiar ya fue todo una fiesta y después nos fuimos con ellos a la calle para jugar un poco con las bicicletas mientras llegaba la hora para que llegaran el resto de las manos e irnos al trabajo.
Llegaron el resto de las manos, familia toda, y nos fuimos. Unas con los cubos preparadas para poner la patatas en el "rego" (¿concepto en español? ahora mismo ignorado), otro en el tractor para con el arado roturar el "rego" y otros con los rastillos para "achantar" (concepto también con traducción incierta) la tierra. Los más pequeños observando y siendo felices poniéndo alguna patata en el cubo en la colaboración y con los ojos abiertos entusiamados. 
Mientras estabamos en el trabajo te asaltan viejísimo recuerdos de la infancia cuando con unos diez años comenzabas a colaborar, y las fincas que sembrabas eran el triple o cuadruple de grandes, y parte de familiares venían los vecinos a los que tu ibas ayudar al día siguiente, y todo ello ¿para qué?, para que al final de la jornada ir a la mesa del dueño de la finca a ponerte morada de queso y chorizo en bocadillos con lo que se pagaba la ayuda. Si, de pequeños íbamos por la merienda, y a veces poníamos un "rego" o solo sujetabamos el cubo y como lo hacías mal te decían que miraras. Pero aguantabas toda la tarde allí al sol incluso entreteniendote con otr@s niñ@s que aún lo hacía mal, para al final ganarte la merendola por trabajar duramente toda la tarde.
¡De pequeña me gustaba ir a sembrar patatas!

xoves, 8 de marzo de 2012

8 de marzo

Ola! Estamos todas. Todas, todas. Pues felicidades en nuestro día; "el día internacional de la mujer". Lo celebramos cuando personalmente pienso que este día no debería ni de existir. Lo celebramos para decir que estamos aquí y que somos iguales que las personas del otro género, los hombres. Lo celebramos para reinvindicar una igualdad real y efectiva como a much@s les gusta decir. Lo celebramos para pedir una discriminación positiva que indica que somos un colectivo de personas discriminadas por nuestro género. 
Hemos avanzado mucho, sin duda, por la lucha de muchas mujeres no reconocidas y por alguna reconocida, que no puedo nombrar porque una de las asignaturas pendientes en nuestra educación es la historia de las mujeres. Hemos avanzado mucho, por lo menos en los paises que nos gusta presumir de "países desarrollados". Ya accedemos a la educación, ya pasamos de la secundaria y vamos a la universidad. Ya somos doctoras, investigadoras, camioneras, taxistas, albañiles, directivas, juezas e incluso presidentas de países, que si lo analizamos bien, la mayoría ni lo son de países que tanto presumimos de desarrollados. 
Hemos avanzado, sin duda, pero ¿cuanto nos queda?, ¿cuanto nos queda para romper muchos techos de cristal que quedan por romper?, ¿cuanto nos queda para que sepan que somos tan buenas para todo sin tener que sacrificarnos tanto?, porque si, aún hoy en día seguimos siendo nosotras en el mayor parte de los casos las que tenemos el doble jornal, eso las que tenemos suerte de tener un trabajo remunerado y otro no remunerado.
Si he de ceñirme a lo que conozco, todas mujeres de mi empresa seguro tienen que atender a una casa y al trabajo que realizan en la empresa. Las admiro, mucho, organizarse cada semana según el turno que tienen. Algunas con hijas e hijos, algunas con personas que necesitan cuidados, algunas... con cualquier otra responsabilidad, porque digan lo que digan, seguimos siendo la que llevan la mayor parte de la casa. Para mi, sois las mejores.
Yo con pesar celebro este día, pero celebraré con alegría el año que no haya que celebrarlo.

martes, 21 de febreiro de 2012

al otro lado

No os he olvidado, aunque lo parezca. Hoy os escribo para deciros que esta vez me tocó estar al otro lado, al otro lado de la espera de los resultados de las pruebas médicas, al otro lado del diagnóstico, al otro lado de una intervención, del pronóstico, y seguiré al otro lado de un tratamiento.
En estos días me he sorprendido del gran aplomo que tengo. A veces me parece que soy una persona sin sangre, o de sangre fría. Quizás porque nunca me he dejado llevar por la fatalidad, el negativismo solo atrae tristeza y aprensión en la espera. Me sorprendo, sí me sorprendo porque me da por pensar si en mi personalidad tan pragmática no me emociono. Todo salió bien, ahora solo hay que seguir luchando, y estar al otro lado, acompañando, apoyando y dando toda la energía positiva que, con perdón por si parezco pretenciosa, dar toda esa positividad que normalmente me acompaña, esa botella siempre medio llena.

P.D. Debido a la discrección familiar pido que todos los comentarios se han realizados en privado. Gracias.

martes, 14 de febreiro de 2012

feliz día de san valentín



Feliz día a todas las que amamos, las personas que amamos a nuestras parejas, a nuestras madres, a nuestros padres, a nuestras familias, a nuestras amistades, a nuestras ... Feliz día de las Cardiopatías Congénitas.
Feliz día a todas las personas que amamos la vida y que luchamos por ella, sea desde donde sea, sea como personas que las "sufrimos", que amamos toda la vida que nos queda por delante que sabemos que sabemos que esta tan larga como corta a la vez, y que luchamos porque así sea. O seas esa madre y ese padre que también luchan para que su hija o hijo viva toda la vida que le queda por delante. O seas esa familia que apoya y ayuda a las madres y a los padres que luchan por sus hijas e hijos. O seas esa amistad que acompaña en lo bueno, en lo malo y en lo duro.
Feliz día a todos y todas, seas quien seas, que amas a las personas y a la vida, y que luchas para vivirla, toda la que queda por delante, porque el adelante es por lo que hay que luchar y amar.

domingo, 29 de xaneiro de 2012

mis hermanos

En el grupo que tengo en el caralibro del blog, alguien me pido una vez que escribiera la experiencia de mis hermanos en mis intervenciones. Es una tarea harto complicada, primero porque serían ellos quienes deberían escribir y no creo que lo hagan y otra porque mi relación con mis hermanos es muy distinta entre ellos.
Tengo un hermano, cuatro años mayor que yo. Mi relación con el es poco íntima, lo es ahora y se podría decir que siempre lo fué. Por circunstancias de la vida nunca hemos jugado juntos y no creamos unos vínculos muy intenso. ¡Ojo! con  esto no quiero decir que no quiera a mi hermano, simplemente no tenemos un vínculo de hermanos íntimos. Por eso a el ni me atreví a preguntarle sobre como llevaba las tres ausencias largas mías y de mi madre.
Pero si le hice la pregunta a mi hermana. A la que llevo cuatro años y con la que sí tengo mucha intimidad. No en vano jugábamos siempre juntas, luego salimos de fiesta juntas, compartimos camino de colegio unos años, de instituto un año y compartimos habitación hasta mis 22 y sus 18 (año arriba año abajo), aún hoy en día, como ya sabéis, la relación entre nosotras es muy intensa. La pregunta le dejó algo descolocada, creo que sin saber que contestar dedujo que al final nada especial tuvo en su vida tener una hermana con una cardiopatía congénita. Preguntándole sobre las ausencia de mi madre cuando estaba conmigo en Madrid, también dice que no cree que le afectaran. 
Creo que lo segundo es explicable. Mis hermanos, nunca estuvieron desatendidos por las ausencias de mi madre. Tiene su explicación creo que por varios motivos. Cuando vivían en la aldea (la ausencia del 86 de más de un mes y la del 88 todo un verano) nunca les faltó de nada. Mis abuelos, mi padre y demás familia los atendían como si fuesen propios, bueno de mi padre lo eran. En el verano, mi hermana se fue a casa de una tía paterna que tenía un hijo de su edad y por las tardes la llevaba a la playa (cosa que recuerden mi máma no hacía), ¿como iba a tener tanta tristeza un verano que se lo pasó en grande a sus siete años? Seguro que echaba de menos a su mamá, pero con ese entretenimiento la ausencia se llevan mejor.
El año 90 se quedaron en Santiago porque aún tenía colegio y ya vivíamos aquí, pero ni en eso mi hermana dijo que sintiera nada especialmente malo. Tenía ya nueve años, y sabía que su hermana tenía que irse a Madrid a operarse del corazón. Se quedaron con mi padre y seguro que los fines de semana se lo rifaban las tías para que comiesen en su casa, ¡si las conoceré yo!
Además ese año mi vuelta fue toda una fiesta para mi hermana, porque vino por primera vez a Madrid. La trajo mi padre cuando nos vino a recoger porque nos daban el alta y aún pasamos unos días (malísimos con ola de calor) en Madrid para que mi hermana pasease algo por allí.
Conclusión. Creo que l@s herman@s sufren las cardiopatías congéntas nuestras tanto como sus familias quieran, es decir explicar siempre que pasa, porque tienen las madres y padres irse unos días lejos y estar todo el día fuera, y sobretodo tener una red de apoyo que sustituya eses días la ausencia, normalmente familia extensa donde los vínculos sean ya bien formados.

mércores, 18 de xaneiro de 2012

mi primer cole

Hace mucho que no os escribo. Eso es porque mi vida se ha vuelto rutinaria y poco hay de novedad en ella. Entonces, ¿que contaros?. Pues algo de mi niñez, mi primer colegio.
El primer colegio al que he asistido quedaba a más de un kilómetro de la casa de mi abuela. Y no había bus. No, no. Así que había que ir andando. Tampoco había comedor, por lo que tenías que ir a comer a casa. Si vais echando cuentas, andaba unos cinco kilómetros al día. Tengamos en cuenta más variables, seis años, Galicia, lo que es igual a inviernos duros de frío y lluvia. Es verdad que cuando llovía mucíisísimo siempre había algún padre que nos acercaba en coche.
Fuí a ese cole durante tres cursos. El primer año compartí camino con la amiga que aún conservo desde los cinco años, curiosamente diez días mayor que yo. El segundo año se unió a la comitiva otra niña que era dos años más pequeña que nosotras. Al principio alguna abuela o madre nos acompañaba pero después hacíamos el camino cuatro veces al día las tres. A veces también también se unían los niños, pero ellos eran más rápidos, y no les llevaba el camino más de media hora como a nosotras. ¿Y por que nos llevaba más de media hora a nosotras? Pues si, por la Moka, que ella siempre iba a su pasito lenta, nunca tiene prisa.
El camino más duro era el de la mañana. siempre me costó levantarme, pero de aquella también costaba que desayunase. Así que acaban dandome la leche a cucharazos mientras las otras niñas me iban a buscar a casa y me metían prisa porque íbamos a llegar tarde, y era así muchas veces, llegábamos después de las palmadas que anunciaban la entrada en las aulas. En mi primer cole tampoco había timbre, era uno de los profes el que empezaba a dar palmada, muy sonoras por cierto, que indicaban la entrada a las aulas. 
El mejor camino era el de vuelta por la tarde, y sin duda ya en primavera. comenzaban las flores, así que por  el camino, una de las cosas que solíamos hacer era un collar de unas flores amarillas llamadas pampillos y una hierba que no se cual es. 
Eso es lo que hice durante tres años, caminar casi cinco kilómetros diarios con dos cuestas arriba bastante feas (cuando iba hacia el colegio) y dos cuestas abajo que casi ibas sola (cuando iba hacia la casa). Los dos primeros años sin ningún tipo de tratamiento, ni quirúrgico ni farmacológico de mi cardiopatía congénita. 

 

Copyright © diario de una fontan. Template created by Volverene from Templates Block
WP by WP Themes Master | Price of Silver