xoves, 10 de febreiro de 2011

re-acostumbrándome

Cuatro días de trabajo y hoy es el día que llegué menos cansada. Puede ser porque he salido antes (me echó el jefe, que se iban todos). Puede ser porque hoy no tenía compromisos y podía venirme directamente a casa. Quizás porque hoy comí en el comedor de la empresa y no me metí el tute de bajar a casa, comer rápido y volver para coger el bus y llegar a tiempo para la jornada de la tarde. 
Creo que yo y mi cuerpo se está re-acostumbrando a una nueva rutina. Madrugar y mucho, cuando despierto es aún noche cerrada, lo que me sigue dando bajón. Lo primero que hago es encender la cafetera que ya he dejado lista la noche anterior para tomar un café recién echo. Mientras sube a la segunda planta de la cafetera, me visto, me aseo, me pongo más mona (más que cuando iba a la biblioteca), y me sirvo el café con leche fría para poder metérmelo entre pecho y espalda en cuatro sorbos. Me lavo los dientes y cojo la bolsa donde ya tengo preparado esa cajitas de plástico herméticas (léase tupperware) donde se lleva la comida al trabajo. ¡Ala! a coger el bus y a trabajar por la mañana. Descanso de dos a cuatro, donde como y luego me doy un paseo si no llueve. El día que llueva tendré que buscarme una alternativa,  la más probable, leer. Jornada de tarde de cuatro a siete, y luego para casa. El resto del día para mí. Básicamente para descansar, viendo la tele, internet y contarle mi día a mis dos niñas.

3 pensamientos externos:

benjamin dixo...

Me encanta el blog, me pasó la dirección Laura (de Madrid), y supongo que algo te habrá contado de mi, del mismo modo que me ha hablado de ti. Sólo decirte que soy otro "hijo de fontan" y que me he leído todo el blog del tirón y ya lo tengo en favoritos.
Espero más post de esos con los que he sonreído y emocionado a partes iguales ya que hemos tenido infancias parecidas, y sí, ver triste a tu madre cuando estás ingresado se te pega.

mokiña dixo...

pero yo nunca la vi, por eso siempre estaba contentisima!!!!! pondré más post, pero ahora trabajo, así que serán más espaciados!!!

benjamin dixo...

No sé, después de pasar tanto tiempo en el hospital llega un momento que no puedes más y te preocupas, además mi madre se pasó en Pamplona (donde me operaron) durante todo el proceso ella sola y hubo cosas que no salieron todo lo bien que podrían.
Igual que ahora, que llevo un par de meses esperando el trasplante (lo mío es un poco más chungo) y estoy que no puedo con el alma, y claro, la familia se preocupa, pero ya son muchos años y dicen que mala hierba nunca muere.

Publicar un comentario

 

Copyright © diario de una fontan. Template created by Volverene from Templates Block
WP by WP Themes Master | Price of Silver